Jue. Ene 20th, 2022
Maíz

La Nueva Antorcha.– La crisis de contenedores a nivel mundial ha hecho que muchos insumos y alimentos incrementen su valor. Venezuela no escapa de ello, puesto que muchos agricultores importan semillas para la siembra, así como los fertilizantes para poder cosechar y garantizar los alimentos a los ciudadanos.

Ante ello, el presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos (SVIIA), Saúl Elías López, señaló a Finanzas Digital que “tenemos una dependencia de agroinsumos que parten desde la misma semilla, fertilizantes y agroquímicos de otros países. Hay algunas empresas que sí tienen la capacidad instalada para formular agroquímicos, igualmente que importar los ingredientes activos”.

“Al tener esa dependencia de importaciones, en cuanto a semillas de maíz, de hortalizas. De las 200.000 hectáreas que se sembraron en 2021, por lo menos 190.000 eran semillas importadas, puesto que lo que se produce acá es muy poco”, indicó.

Dijo que la escasez de contenedores ha hecho que se incrementen “los precios de los fletes marítimos de muchas semillas que vienen en frío, de 1.000 a 1.200 semillas por contenedor”.

Precisó que el flete marítimo de un contenedor con semillas proveniente de México en 2020 “estaba alrededor de US$3.500 y se tuvo que pagar en 2021, más de US$6.000. Igualmente de fertilizantes que pasó de US$2.200 a US$4.500 por contenedor. Eso evidentemente impacta en el precio de los agroinsumos”.

Acotó que las perspectivas para este 2022 “son más complejas”, porque hay dos factores que están incidiendo el tema de los fertilizantes, por lo que se habla “de un 10% de incremento en los precios de los alimentos” para este año.

Puede interesarte...  Varios periodistas han sido asesinados en Venezuela

“En Venezuela tenemos una demanda en fertilizantes que supera los 250.000 toneladas y Pequiven tuvo escasamente 50.000 toneladas de urea disponible en 2021 y para este año, se prevé que hay un poco más de incremento de la producción, porque la planta Hugo Chávez, en Morón, en principio va a comenzar la producción, pero dudamos que eso llegue a más de 80.000 toneladas de urea”, explicó.

Expresó que un saco de cualquier fertilizante en el país supera los US$48. “Eso va a generar que el costo por una hectárea de maíz, en vez de US$1.000 pase a US$1.200, solo por el tema de los fertilizantes y también hay escasez de semillas en el mundo, se prevé que haya un incremento en las bolsas este nuevo año”, detalló.

Manifestó que hay un impacto de la pandemia y del contexto internacional que “sin lugar a duda alguna, está afectando la dinámica productiva en Venezuela por la dependencia que tenemos de muchos productos importados”.

“Casi todos los países de la región tiene dependencia de semillas y hortalizas. Si bien es cierto que las semillas no han sufrido un incremento tan elevado como los fertilizantes, pero se han visto afectados por los contenedores”, resaltó.

Producción de semillas en el país

Enfatizó a Finanzas Digital que el incremento de los precios de los fertilizantes es de 116%: “en Venezuela tenemos una ventaja con el precio de la urea. En el mercado internacional se está cotizando alrededor de los US$350, quizás un poco más, y acá, Pequiven la sigue vendiendo en US$150 la tonelada a granel”.

Recomendó utilizar la tecnología y el acompañamiento especializado para hacer planes de fertilidad y “optimizar el tema de los fertilizantes”.

Puede interesarte...  Monitor Salud advierte que se acelera la curva de contagios de coronavirus en Venezuela

“La producción de semillas en Venezuela no es un proceso que se puede recuperar de un año a otro. Estamos hablando de 5 a 10 años para poder recuperar la producción de semillas con nuestros propios híbridos y tecnología adaptada a nuestros tiempos”.

Aseveró que “no es sencillo” hacerlo y recalcó que el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA) “dejó de tener un presupuesto importante” para ese tipo de trabajo. “Acá, prácticamente se dejó de hacer investigación agrícola y eso incide directamente en todo lo que estamos viviendo en cuanto a la falta de tecnología, a las mejoras de los procesos de los cultivos”, destacó.

Apuntó que en el país se está produciendo la semilla de la papa, “con buenos niveles de rendimiento y productividad, lo cual es bastante favorable”.

Enfatizó que el sector privado podría “invertir o crear sus propias fundaciones” para que creen semillas para el cultivo.

Translate »