Mar. Oct 19th, 2021
Haití protestas

La crisis política y social que vive Haití dio un paso más hacia la ingobernabilidad después de que el presidente Jovenel Moïse anunciara el domingo un intento de golpe de Estado en su contra y confirmara su intención de continuar en el cargo hasta febrero de 2022.

La reacción de Moïse fue la respuesta a varias semanas de manifestaciones violentas en distintas ciudades del país para pedir su renuncia bajo el argumento de que este fin de semana terminó su mandato.

Moïse habló en el aeropuerto de Puerto Príncipe antes de viajar a Jacmel, donde comenzó uno de los carnavales más famosos del Caribe, y que se celebrará a pesar de la pandemia y los disturbios, en un esfuerzo de forzada normalidad.

“Hubo un atentado contra mi vida”, dijo el mandatario en referencia a un supuesto complot que comenzó el 20 de noviembre.

Pero Moïse no se limitó a la crítica frente la prensa y anunció la detención de 23 personas a las que acusó de intentar asesinarlo.

Entre los detenidos está el juez de la Corte Suprema Yvickel Dabrézil, el hombre apoyado por la oposición para convertirse en presidente interino en el caso de que Moïse dejara el poder y se quedara en el cargo hasta la convocatoria de elecciones.

Según las autoridades, el juez Dabrézil incluso tenía una copia del discurso de toma de posesión.

Las detenciones son el intento por neutralizar a un movimiento opositor que se mueve en la calle y en las instituciones para tratar de tumbar al Gobierno del país más pobre de América junto a Venezuela.

La oposición exige su salida bajo el argumento de que su mandato terminó el domingo. Moïse, por su parte, ha declarado en repetidas ocasiones que su gestión de cinco años finaliza en febrero de 2022.

Puede interesarte...  Investigan a venezolanos detenidos en una fiesta en Perú por posibles lazos con sicarios
Translate »