Mar. Oct 19th, 2021
Omar González Moreno

La Nueva Antorcha.- «La capital del estado Anzoátegui, Barcelona, se encuentra sumergida en un río de negligencia», dijo en rueda de prensa el dirigente nacional de Vente Venezuela, Omar González Moreno.

El vocero liberal y representante de Anzoátegui, manifestó que las causas del desbordamiento del río Neverí es la incapacidad de acción de las autoridades del estado.

«Por un lado una alcaldía, como la de Barcelona, sin gobierno, anarquizada por las luchas intestinas del Psuv; un gobernador atado de manos, que no sale a la calle, que nadie ve y por último un protector que solo es pantallería barata», sentenció.

Fue enfático en aseverar que el «río de negligencia en Barcelona es producto de la falta de mantenimiento y de la incapacidad de acción y de respuesta de los responsables del poder».

Jarrones Chinos

Mientras tanto  agregó,  «en el G-4 se matan por jarrones chinos»,  ante las peleas internas por candidaturas a espacios carentes de poder real.

«Luchan por gobernaciones y alcaldías que de ganarlas no tendrán la posibilidad de gerenciarlas, pues el régimen volverá a ser lo que le viene en gana, arrebatándoles toda autoridad y competencias», afirmó.

El dirigente liberal precisó que los factores de la oposición lucen como «dos borrachos peleándose por una botella vacía» y reiteró la necesidad de repotenciar la coherencia en la lucha por el cese de la usurpación.

Indicó que las «ambiciones pequeñas» están aniquilando toda ruta de liberación del país, y «la primera víctima de esta política es el gobierno de transición que agoniza frente a toda la nación».

Omar González dijo que la farsa del 21 de Noviembre es solo un plan para volver a legitimar al régimen y lavarle la cara a un sistema político que tiene más del 80% de rechazo entre los venezolanos.

Puede interesarte...  Diseñadora cubana Yas González presenta su Colección de Modas "Cartas a Jesús"

Imposibilidad

El integrante de la dirección nacional del partido de la libertad acotó que es una «imposibilidad el regreso a clases presenciales», dijo que los problemas en la vacunación, la crisis social y económica y la carencia de condiciones en materia de infraestructura hacen imposible un regreso a las aulas.

«Si abren las escuelas en medio de la pandemia, veremos a docentes enfermos, a niños otra vez desmayándose en los salones de clase y veremos una crisis más aguda y más cruel; veremos un desastre», apuntó.

Se preguntó «¿cuántos docentes están dispuestos a ir a las escuelas sin vacunas y por el sueldo de hambre que tienen? ¿Cuántas madres están dispuesta a llevar a sus hijos a escuelas sin techos y sin comedor? Esta son las preguntas que debemos hacernos».

Translate »