Jue. Ene 20th, 2022
pruebas-covid-19

La Nueva Antorcha.– A casi un mes de detectarse los primeros casos de la variante ómicron en Sudáfrica ­­–en la tercera semana de noviembre, para ser exactos–, los científicos aún desconocen con certeza si esta nueva variante del coronavirus es más peligrosa que delta en lo que respecta a casos de hospitalización y muerte.

Pero de lo que sí se tiene certeza es que ómicron es más contagiosa. Por ejemplo, de acuerdo con un muy reciente estudio del Imperial College de Londres –el cual todavía no ha pasado la revisión por pares– la protección que ofrece una infección pasada “contra una reinfección con ómicron puede ser tan baja como 19%”.

Los datos en los que se basó este trabajo provienen de personas que, a través de una PCR realizada entre los días 29 de noviembre y 11 de diciembre, dieron positivo a Covid-19. Todos ellos habían recibido inoculaciones de las marcas Pfizer y AstraZeneca.

Y el estudio concluyó que, después de dos dosis, ambas marcas mostraron tener una eficacia del 0% al 20%. Sin embargo, estas cifran mejoran -pasan del 55% al 80%– después de una dosis de refuerzo o tercera dosis.© Proporcionado por Aristegui Noticias

Imagen: Reuters

Otra de las conclusiones es que no se encontraron pruebas “tanto del riesgo de ir al hospital como de síntomas, de que ómicron tenga una gravedad diferente a la producida por delta”.

Por ello, el estudio deja abierta la posibilidad de que ómicron sea tan grave como delta en lo que respecta a casos de hospitalización y muerte. Sin embargo, los investigadores reconocen que los datos con respecto a las hospitalizaciones son todavía muy limitados, por lo tanto, no existe certeza de que ómicron produzca realmente más hospitalizaciones y fallecimientos que la variante delta.  

Ahora bien: sobre el asunto respecto a que dos dosis son insuficientes para prevenir la infección sintomática por la nueva variante, una nueva investigación publicada la semana pasada por microbiólogos de la Universidad de Hong Kong, concluye que dos dosis de las vacunas ya sea de Pfizer o de Sinovac resultan insuficientes para prevenir los síntomas que produce ómicron. Además, hicieron hincapié en que es necesaria una tercera dosis para mejorar la respuesta de los anticuerpos contra la nueva variante.

Puede interesarte...  Exembajador de Rodríguez Zapatero en Venezuela volverá a declarar ante el juez por blanqueo de capitales

Sobre la situación que actualmente prevalece en algunos países europeos como España, sobre los efectos de ómicron en la población, resulta que el país ibérico alcanzó ya cifras récord en cuanto a contagios se refiere. Así, pasó de tener 83 mil casos la semana pasada a más de 149 mil en los últimos siete días.

Al respecto, en una entrevista el pasado 14 de diciembre para el periódico El País, Maria van Kerkhove, jefa técnica de la Organización Mundial de la Salud, alertó que “para ir con seguridad a una cena navideña la vacunación por sí sola no es suficiente”. Y subrayó: “Antes de empezar a ver un aumento de las hospitalizaciones, por favor, usen mascarillas”.

Y en el caso de Sudáfrica, donde apareció por primera vez la variante, varios estudios preliminares realizados en la provincia de Gauteng, sugieren que “probablemente ómicron es más contagiosa que la variante delta”.© Proporcionado por Aristegui Noticias

Foto: Reuters

Pero, ¿qué sabemos hasta ahora sobre la eficacia real de las vacunas ante el reto que representa para la salud pública esta nueva variante?

Es evidente que las vacunas funcionan y lo están haciendo muy bien porque, en el caso de la variante delta, se redujeron las hospitalizaciones y las muertes en todo el mundo, además de la enfermedad sintomática. Pero, como muestran los estudios a los que me he referido, en el caso de la variante ómicron, dos dosis de cualquier marca resultan prácticamente insuficientes para prevenir la enfermedad que viene acompañada de síntomas.

Mientras que, con respecto a los casos de hospitalización y muerte, todo apunta en el sentido de que dos dosis sí previenen la hospitalización y la muerte, al menos en un 70%.

Al respecto, en la página oficial de la compañía Pfizer, puede leerse que “estudios preliminares [realizados antes del ocho de diciembre] demuestran que tres dosis de la vacuna para la Covid 19 de Pfizer-BioNTech, sí es capaz de neutralizar a ómicron, mientras que dos dosis muestran una reducción en su neutralización”. 

Puede interesarte...  LA RENOVACIÓN DE ANZOÁTEGUI, ¿Por dónde comenzar?

Para atajar el problema de la reducción de eficacia de su vacuna, Pfizer, con sede en Brooklyn, Nueva York, tomará cartas en el asunto y espera que en marzo de 2022 aparezca una nueva vacuna capaz de neutralizar a la nueva variante. Además, pretende poner en el mercado para el próximo año más de cuatro mil millones de dosis.© Proporcionado por Aristegui Noticias

Imagen: Shutterstock

­Otros tratamientos para ómicron

Por otra parte, el pasado 9 de diciembre, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos aprobó para su uso de emergencia un nuevo tratamiento para la Covid-19 de la farmacéutica británica AstraZeneca. Se trata de Evusheld: una combinación de anticuerpos monoclonales (tixagevimab y cilgavimb), el cual augura ser prometedor, inclusive, para combatir la variante ómicron. Sin embargo, todavía faltan más estudios para demostrar su completa efectividad contra esta última.

También se ha dicho que el tratamiento con Evusheld no debe sustituir a las vacunas existentes, ya que más bien serviría como un complemento de ellas.

Al respecto, los anticuerpos monoclonales -los cuales son creados sintéticamente en el laboratorio- son proteínas que tienen la capacidad de imitar antígenos dañinos como el Sars-Cov-2. Las proteínas, por su parte, son moléculas grandes y extremadamente complejas (mediante la inteligencia artificial se busca como descifrarlas y comprenderlas), las cuales controlan muchas de las funciones vitales que lleva a cabo nuestro organismo.

Si estas son la base de los procesos de la vida, entonces conocer su funcionamiento será primordial para crear moléculas artificiales para que nuestro organismo las utilice ante invasores indeseados como el virus que produce la Covid-19.

Y el hecho de conocer parcialmente el funcionamiento de las proteínas es lo que llevó al desarrollo de medicamentos basados en anticuerpos monoclonales.

Otro tratamiento prometedor para combatir el SARS-CoV-2 es el recientemente aprobado por la Agencia Europea del Medicamento, Paxlovid, también conocido como Ritonavir, el cual, a diferencia de Evusheld, es un antiviral y se administra en forma de pastilla.© Proporcionado por Aristegui Noticias

Puede interesarte...  Murió médico en el hospital Razetti de Barcelona víctima del Covid-19

Imagen: Shutterstock

Los antivirales, cuya función es combatir infecciones causadas por virus, son fármacos que sirven para que los primeros no se repliquen en las células del organismo. De hecho, los virus no pueden hacer copias de sí mismos ya que necesitan una célula que los hospede para poder reproducirse. Además, el desarrollo de antivirales es sumamente complejo debido a que cada virus requiere de un antiviral específico que lo pueda destruir.

Los virus en general tienden a adaptarse a las condiciones ambientales a las que se exponen con la única finalidad de reproducirse y mejorar así su capacidad para seguir haciendo copias de sí mismos. Este es su único objetivo. Y respecto a si debemos considerarlos seres vivos, o no, ello requeriría de una discusión más profunda con respecto a qué es la vida y su complejidad.

En lo tocante al futuro de la pandemia a corto y mediano plazo, todo parece indicar que mientras no exista una coordinación entre todos los gobiernos del mundo para vacunar a toda la población del planeta, el virus no se irá y seguirán apareciendo nuevas variantes por doquier. Evidentemente se desconoce si las nuevas variantes serán más o menos agresivas. En el caso de que sean más agresivas y evadan el efecto protector de las vacunas, quizá entonces la situación se tornará más grave de lo que actualmente es.

Pero, en el caso de que estemos en el camino del surgimiento de variantes menos agresivas –aunque más contagiosas como ómicron– entonces tal vez nos estaremos acercando más a un escenario de endemia (a un escenario crónico donde el virus prevalezca), en el cual tengamos que convivir con el SARS-Cov-2 por mucho tiempo, aunque, quizá a como sucede con otros coronavirus como el de la influenza, producirá menos gravedad y mortandad.

Translate »