Lun. Feb 26th, 2024
Nicolás MaduroMaduro llamó a marchar el 19 de abril pese a las restricciones del Covid-19.

Al reciente informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, en la que cuestionó la situación en Venezuela por las arbitrariedades del gobierno de Nicolás Maduro, se suma un reporte que acaba de publicar el Departamento de Estado de Estados Unidos.

En el análisis de la situación de los DD. HH. en Venezuela se establecen las irregularidades cometidas durante el año 2020 en esta materia, especialmente por el esquema represivo y de persecución del régimen chavista contra la oposición y la ciudadanía de ese país, e incluso se pone de manifiesto la presencia de agentes cubanos al servicio de las fuerzas de seguridad de la dictadura.

El Departamento de Estado denunció el rol de las fuerzas de seguridad del régimen y de los grupos paramilitares, como los colectivos chavistas, para llevar adelante el esquema represivo y de persecución.

“Los miembros de las fuerzas de seguridad cometieron numerosos abusos, y un informe de la ONU concluyó que había motivos razonables para creer que las autoridades gubernamentales y las fuerzas de seguridad habían cometido crímenes de lesa humanidad”, señaló en su informe anual.

Se destacan en el reporte las “ejecuciones ilegales o arbitrarias, desapariciones forzadas, tortura y casos de trato cruel, inhumano y degradante por parte de las fuerzas de seguridad”, así como la presencia de cientos de “presos políticos” y los “graves problemas con la independencia del Poder Judicial”.

Frente a la violación de los DD. HH. el Gobierno norteamericano indica que el régimen chavista “no tomó ninguna medida efectiva para identificar, investigar, procesar o castigar a los funcionarios que cometieron” esos abusos.

Puede interesarte...  Antonio Ledezma a EE UU: ¿A quién le han entregado los 2.300 millones de dólares?

El Departamento de Estado recordó que las oenegés Foro Penal y Robert F. Kennedy Human Rights documentaron 753 desapariciones forzadas de detenidos políticos entre 2018 y junio de 2020. Asimismo, una investigación del ACNUDH descubrió que casi todas las personas detenidas por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), uno de los brazos armados de la dictadura, “fueron sometidas a desapariciones forzadas durante periodos de siete a 40 días después de su detención, lo que aumenta el riesgo de que también sean víctimas de tortura y abuso”.

A pesar del reporte de violación de los derechos humanos tanto de la ONU como del gobierno de Estados Unidos, el régimen de Maduro continuó negando las solicitudes del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de visitar el país.

Así mismo, el Departamento de Estado reiteró en sus denuncias sobre la presencia de agentes cubanos al servicio de las fuerzas de seguridad del régimen.

Este informe se conoce semanas después de que el presidente Biden extendiera la duración del decreto de emergencia nacional con respecto a Venezuela, al considerar que la situación en el país caribeño bajo la dictadura de Maduro “continúa representando una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos”.

En una carta al Congreso de los Estados Unidos, Biden explicó la prórroga de la Orden Ejecutiva firmada el 8 de marzo de 2015 por el entonces presidente Barack Obama.

“La sección 202(d) de la Ley de Emergencias Nacionales [50 U.S.C. 1622(d)] establece la terminación automática de una emergencia nacional a menos que, dentro de los 90 días anteriores a la fecha de aniversario de su declaración, el presidente publique en el Registro Federal y transmita al Congreso un aviso que establezca que la emergencia continuará en efecto después de la fecha de aniversario”, señaló.

DD. HH. en el mundo avanzan en la “dirección equivocada”: EE. UU.

Puede interesarte...  Venezuela quedó excluida de los países que recibirán vacunas donadas por Estados Unidos

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, advirtió este jueves que los derechos humanos están retrocediendo en el mundo y señaló su indignación por las situaciones en China, Birmania, Siria y otros países.

“La tendencia en materia de derechos humanos sigue avanzando en la dirección equivocada. Vemos evidencias de eso en todas las regiones del mundo”, indicó Blinken a los periodistas durante la presentación del informe anual del Departamento de Estado.

El alto funcionario aseguró que el gobierno de Joe Biden va a oponerse a las “violaciones de los derechos humanos donde sea que se produzcan y sin importar quienes sean los responsables”.

Blinken insistió especialmente en señalar el “genocidio cometido contra los uigures mayoritariamente musulmanes” en la región china de Xinjiang y la represión de las Fuerzas Armadas birmanas contra manifestantes que se oponen al golpe de Estado de febrero pasado.

El secretario de Estado también criticó al gobierno de Donald Trump, que centró su política en algunos derechos específicos como la libertad religiosa, a veces en detrimento de derechos de minorías o del acceso al aborto.

“No hay una jerarquía que haga que algunos derechos sean más importantes que otros”, afirmó, señalando que su Departamento dio vuelta a la página a “las opiniones parciales”.