Mié. Oct 20th, 2021
Sexting

La Nueva Antorcha.- Sofía, de 26 años de edad, sube una historia a Instagram. Puede ser un vídeo o una foto, pero lo que importa es que está ella en el foco. Ella hablando de sus intereses o ella mirándose al espejo o ella posando con una actitud despreocupada, liviana o, por qué no, una actitud sensual. Minutos después, en sus mensajes, el emoji de una llamita roja y anaranjada. Entre las reacciones a las historias de Instagram hay ocho opciones: la que llora de risa, los ojos de corazones, la expresión de sorpresa, la cara triste, las palmas, la llama, el confeti y el número cien rojo y subrayado. Hay códigos y el fuego, aunque a veces puede significar que “estás encendido” en un sentido de “buena racha” o “genialidad” (como un sinónimo del número cien rojo subrayado), su uso habitual está vinculado a la sensualidad o contenido sexual. Y, sí, también puede ser la invitación a algo más.

En el caso de Sofía (los nombres de los testimonios fueron alterados para proteger su privacidad), suele ignorar casi todas las llamas rojas que recibe. Unas cuantas ni siquiera le aparecen en el listado del chat común porque son de personas que no conoce y que no sigue. Otras, sobre todo una, suele despertarle interés y responde. Las conversaciones a veces fluyen “tranquilas”, otras tantas terminan en lo que el mundo adulto llama sexting o sexteo, la psicóloga Josefina Melgar, educadora y terapeuta sexual, explica que hay que estar atentos porque los adolescentes usan otros vocabularios.

Pack, términos a atender

Con las redes sociales se popularizan nuevas palabras para dar a entender conductas que se desarrollan en la virtualidad. Una de estas es sexting o sexteo. Es, define la psicóloga, educadora y terapeuta sexual Josefina Melgar, “el intercambio de mensajes sexuales o imágenes íntimas a través de las diversas redes sociales entre personas con su consentimiento”. Pero, aclara, es una palabra que se da más en el mundo adulto y que ella, trabajando con adolescentes, aprendió que estos le dicen pack. “Eso fue el año pasado. Ellos lo usaban como esto, imágenes de índole sexual que se envían entre ellos. Los adolescentes tienen sus propias normas, y está bueno que lo sepamos, para estar en atención, ya que va a depender de la edad cuánta conciencia tenemos de lo que está pasando con esta práctica”, señaló.

Puede interesarte...  Príncipe Andrés acusado de abuso sexual

Las redes son algo así como el lugar de recreo de la virtualidad y “levantar” por esa vía tiene sus códigos y sus reglas. Las redes, así como las aplicaciones de citas que muchas veces desencadenan en un intercambio de cuentas de Instagram, tienen, también, sus riesgos, sus “alertas” y, como en cualquier tipo de vínculo, es esencial acercarse desde la responsabilidad y el respeto. La diferencia, quizá, es lo abstracto que puede resultar la virtualidad que, a veces, parece lejano de lo palpable, del mundo material y que se ve como librado a la suerte y verdad, aunque no debería. Por eso, el 4 de setiembre la Asociación Mundial de la Salud Sexual celebró el Día de la Salud Sexual encausado, este año, en todo lo que respecta al mundo virtual. No es un tema nuevo, pero con la pandemia y el encierro, cobró otra relevancia.

“Hoy por hoy si miras lo que es el mundo digital, es un espacio cotidiano en el que pasa de todo. Estamos conectados todo el tiempo, se amplía, se accede a contenido de información. Desde ahí, se veía lo poco que está contemplado lo que son los derechos sexuales,los derechos reproductivos, lo que son los conceptos de salud sexual desde la virtualidad. Capaz que hay muchas apps de búsqueda de citas, de encuentro, de sexualidad virtual, de pornografía, de contratación de profesionales del sexo (hombres, mujeres, parejas) a través de la web, pero poco destinado a defender los derechos sexuales. Y por eso la Asociación Mundial de Salud Sexual pone el foco ahí”, explica a Revista Domingo Santiago Cedrés, sexólogo uruguayo y presidente de la Academia Internacional de Sexología Médica (AISM).
Translate »